Tras años de crianza, el sacrificio, la maduración y finalmente el cocinado, la carne llega a tu plato. En esta etapa del proceso también debemos de tener especial cuidado en varios aspectos para maximizar el potencial de la carne, ya sea solomillo, chuleta, entrecot o cualquier otra pieza de la vaca que tenga veta. Tanto en el cuchillo que vamos a utilizar, como en la dirección del corte. Si no prestamos especial atención a estos dos últimos detalles estropearemos un trabajo de muchos años y de muchas personas.

El cuchillo

No debemos utilizar un cuchillo de sierra, ya que este rasgará la carne, rompiendo así la grasa intramuscular y convirtiéndola en una especie de bola. Ejemplificándolo en otro sector, sería como si al cortar madera no realizásemos un corte limpio y la dejásemos astillada.

Fuente: Amazon

El cuchillo que debemos utilizar es uno de lámina lisa y afilada que nos proporcione un corte limpio, el cual no desestructure la veta.

La dirección del corte

Aparte de utilizar el cuchillo adecuado, debemos de realizar el corte en una dirección concreta. Siempre en dirección a la veta.

Si no hacemos el corte en dirección a la veta, estaremos haciendo el corte a contra natura, rompiendo así el equilibrio entre el magro veta, magro veta.

Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Que aproveche carnívoros!

Entradas relacionadas

Los secretos de la Maduración

Es un proceso en el que se produce una ruptura natural de los tejidos conjuntivos por el añejamiento. Es decir, cuando un animal muere, los músculos se ponen rígidos, duros y apretados, por lo que la ingesta del mismo resulta difícil...

Mercado de Carne Online

Categorías

Tras años de crianza, el sacrificio, la maduración y finalmente el cocinado, la carne llega a tu plato. En esta etapa del proceso también debemos de tener especial cuidado en varios aspectos para maximizar el potencial de la carne, ya sea solomillo, chuleta, entrecot o cualquier otra pieza de la vaca que tenga veta. Tanto en el cuchillo que vamos a utilizar, como en la dirección del corte. Si no prestamos especial atención a estos dos últimos detalles estropearemos un trabajo de muchos años y de muchas personas.

El cuchillo

No debemos utilizar un cuchillo de sierra, ya que este rasgará la carne, rompiendo así la grasa intramuscular y convirtiéndola en una especie de bola. Ejemplificándolo en otro sector, sería como si al cortar madera no realizásemos un corte limpio y la dejásemos astillada.

Fuente: Amazon

El cuchillo que debemos utilizar es uno de lámina lisa y afilada que nos proporcione un corte limpio, el cual no desestructure la veta.

La dirección del corte

Aparte de utilizar el cuchillo adecuado, debemos de realizar el corte en una dirección concreta. Siempre en dirección a la veta.

Si no hacemos el corte en dirección a la veta, estaremos haciendo el corte a contra natura, rompiendo así el equilibrio entre el magro veta, magro veta.

Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Que aproveche carnívoros!

Entradas relacionadas

Los secretos de la Maduración

Es un proceso en el que se produce una ruptura natural de los tejidos conjuntivos por el añejamiento. Es decir, cuando un animal muere, los músculos se ponen rígidos, duros y apretados, por lo que la ingesta del mismo resulta difícil...